Lo que de la boca sale… eL PODER DE LA PALABRA

Mucho se habla de El Poder de la Palabra, y cada vez  se va haciendo más evidente, que quien no presta atención a La Palabra, termina siendo defraudado por los hechos o engañado por el discurso.

 

Ya el maestro Jesús lo decía de esta manera, cuando era increpado acerca de la dieta, con palabras desafiantes e inquisidoras: “¿No entiendes que todo lo que entra en la boca va al estómago y luego se elimina? Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre. Porque del corazón provienen los malos pensamientos, insultos, falsos testimonios y calumnias…”

A lo largo de la historia hay infinidad de ejemplos de cómo la palabra acabó condenando a quienes la menospreciaron y cómo de una misma boca proceden bendición y maldición.

La palabra tiene un enorme poder. La palabra puede ser fuente de belleza, de poesía, de creación, de amor, de vida, de alimento para el alma, de positivismo… Pero, como todo en este mundo, hay un lado oscuro que la retuerce y la oprime, la grita y la estrangula.

Hay una enorme responsabilidad que va impregnada en cada palabra emitida, porque, como herramienta de la comunicación, en todos los órdenes, lleva implícita toda la carga del proceso mismo, que comienza con el pensamiento, sigue con la palabra, luego crea una emoción acorde y por último, una realidad nueva que no existía antes de la palabra. Es lo que quiso expresar en un pensamiento el Mohandas Gandhi cuando dijo: Cuida tus pensamientos, porque se volverán Palabras, cuida tus Palabras porque se volverán Actos, cuida tus Actos por que se harán Costumbres, cuida tus costumbres porque forjarán tu Carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y Tu Destino será tu Vida.

Esta no es sólo una  bonita frase filosófica que vemos en los pósters, sino que representa fielmente el proceso interno de la comunicación. Si tomamos el término comunicación como equivalente a comportamiento, podríamos decir que estando en presencia de otro ser humano, no podríamos no comunicar… Esta perspectiva muestra que cada uno de nuestros comportamientos es una comunicación, y esto incluye las palabras con que expresamos nuestros pensamientos.

Una de las primeras revelaciones que tuve en mi vida fue el comprobar “la magia de las palabras”, eso que determina los resultados, a partir de lo que expresamos cuando simplemente deseamos… es decir, todo el tiempo! Si, porque todo el tiempo, nuestro cerebro está deseando algo, y eso determina nuestra actitud. Como dijimos antes, prestar atención a nuestras palabras determinará nuestros resultados en la vida y de la misma forma podemos observar en los demás que su comunicación verbal y no verbal nos está dando pautas de su sistema de creencias y patrones subconscientes que la dominan desde la infancia. Pero más allá de el complejo de la comunicación y sus componentes y consecuencias, lo que quiero dejar claro es que el poder de la palabra en sí, radica en saber específicamente lo que se quiere y porqué o para qué… Mi madre siempre me dijo: Si querés algo sólo tenés que pedirlo, yo veré si corresponde o no. Bueno. lo que sucede es que muchos no nos animamos a pedir, para no molestar o simplemente porque creemos que la autosuficiencia debe ser lo que nos brinde todo lo que queremos. Además, por lo general, comenzamos por quejarnos por lo que nos falta o necesitamos y terminamos haciendo una lista de lo que No queremos. Así nuestro cerebro, que no diferencia los pensamientos en negativo, termina enfocándose en lo que No queremos y abandonando las posibilidades de centrarse en lo que sí queremos, dejando de lado muchos recursos que tenemos y que podríamos utilizar para alcanzar nuestros deseos.

En esto radica el poder de la palabra que expresamos: debemos poner especial atención en hablar en positivo, manifestando claramente lo que realmente queremos y así salir de la actitud de queja y carencia, para determinarnos a cumplir con nuestros objetivos.

El Reto es proponerse pasar una semana sin quejarse , si te encontrás quejándote , empezás de cero y luego así , cada semana hasta que empieces a manifestar específica y conscientemente tus deseos y el universo te responda: TUS DESEOS SON ÓRDENES y te los cumpla…!

artebaez

Lo que de la boca sale… eL PODER DE LA PALABRA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: